Esta página tiene como objetivo informar a funcionarios y funcionarias del INP

29.1.06

Curanderas y brujas

Curanderas y Brujas, Médicas desde la Prehistoria (Extracto de artículo de Francisca Martín-Cano Abreu, España)
Algunas Diosas de la Salud de hace al menos 3.000 años, se representaban con una o dos serpientes símbolo de Curación, de todas las Divinidades Médicas, de las que deriva el símbolo de la Farmacia: una serpiente enroscada símbolo de Curación
Las mujeres ancestralmente han sido las administradoras de las salud, han ejercido la función de sanar, no sólo a los (as) humanos (as), sino también a los animales. Quizás sea ésta la razón de las sociedades matriarcales y el culto a las Diosas, (había una principal, la Diosa, cuya continuadora podría ser la Virgen María de los católicos, venerada en el mundo occidental, más allá de esa religión) porque eran personajes salvadores, sanadores, benéficos, que entregaban salud y alejaban la enfermedad y la muerte. Fueron sacerdotisas, denominadas con distintos nombres en las distintas culturas, por ejemplo, fueron las hadas de los cuentos, con sus típicos gorros cónicos. La salud se entregaba a través de ceremonias sagradas y la administración de medicamentos, para lo cual se utilizaban extractos de plantas principalmente, transformados en bálsamos y productos medicinales. Como las mujeres tenían además poder para dar nombre a las cosas, muchos medicamentos y cosas relacionadas con la salud tienen nombres de sacerdotisas y diosas. El saber ancestral y los dones de la salud y del bienestar se transmitieron por mas de 40 mil años en Europa, por lo cual las mujeres sabias, a las cuales acudía el pueblo tanto por sus capacidades de sanar como por su sabiduría ancestral, fueron las competidoras de los curas, administradores de la religión católica, transformada al patriarcalismo que quería ser exclusivo, que determinaron su exterminio, acusándolas de brujas en pacto con el demonio y quemándolas en hogueras.
Esto provocó que el mundo cayó en el retraso, en la incultura, en el oscurantismo, en el terror, las mujeres debieron entrar nuevamente a las casas, encubrir su saber ancestral, que terminó perdiéndose, y el patriarcalismo ha dominado hasta ahora, en todo el mundo no sólo el occidental, con intentos de las mujeres, a través del feminismo, recobrar al menos el nivel de igualdad con los varones ahora dominadores. Hay que hacer presente que el matriarcado no era dominante. El estudio de Riane Eisler señala que en las sociedades matrísticas, no existía competencia, no existían guerras, no existía dominio sobre los hombres, eran sociedades igualitarias, solidarias, sin grandes diferencias sociales. Gracias al movimiento feminista, las mujeres médicas han recuperado la más antigua profesión que jugó la mujer al principio de los tiempos. En Chile, en el año 1884 tuvimos ya la primera dentista, Paulina Starr y en 1887 se titularon las primeras médicas, Eloísa Díaz y Ernestina Pérez. Sin embargo, aún el patriarcalismo sigue inserto a fuego en nuestra sensibilidad y las mujeres tienen tendencia a elegir médicos y dentistas hombres para los tratamientos de salud. Sigue aún la discriminación, a pesar de lo mejor dotadas que estaríamos las mujeres para estas profesiones: médicas, matronas, terapeutas. El desafío es vencer nuestra resistencia de género, y elegir mujeres para la atención de salud de nuestras familias y de nosotras mismas.
El patriarcalismo logró dar al símbolo ancestral de la salud, la serpiente, una concepción de maldad, de peligro, de personificación del demonio. El Cáliz y la Espada de Riane Eisler, Editorial Cuatro Vientos
El número de mujeres condenadas a muerte será objeto de otro artículo.
retorno a Página inicial

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home